La exposición "Alegoría de la Institución Eucarística", en el CICUS

La restauración del cuadro de Juan del Castillo "Alegoría de la Institución Eucarística" por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico es el punto de partida para la exposición que se inaugura en el CICUS y que podrá visitarse hasta el  31 de mayo  en la sala EP1.

 Alegoría de la Institución Eucarística
Presentación de la obra 'Alegoría de la Institución Eucarística'

La exposición "Alegoría de la Institución Eucarística" ha sido inaugurada por Miguel Miguel Ángel Castro, rector de la Universidad de Sevilla, al que ha acompañado Macarena O´Neill, Secretaria General de Patrimonio Cultural de la Junta de Andalucía. En la muestra puede contemplarse la obra 'La Alegoría de la institución de la Eucaristía', pintada por Juan del Castillo en 1612 por encargo, para presidir la capilla de la Congregación del Santísimo Sacramento que la Compañía de Jesús poseía en la antigua Casa Profesa de los Jesuitas. También hay diversos paneles explicativos del proceso de restauración, todo ello en la sala EP1 del CICUS.

Esta exposición ejemplifica la estrecha colaboración entre la US y el IAPH de la Junta de Andalucía, unidos con el objetivo común de conservar y difundir el patrimonio de nuestra comunidad. Con la actuación sobre esta simbólica alegoría, conservada en la Iglesia de la Anunciación, las dos instituciones demuestran, una vez más, las ventajas de esta colaboración para la tutela de nuestro patrimonio.

El rector de la Univdersidad de Sevilla ha destacado en su intervención tres ideas principales. La primera es ‘el trabajo conjunto en materia de conservación que la US viene desarrollando con la Junta de Andalucía a través de su Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, con la finalidad de conservar y difundir el patrimonio’. Esta colaboración comenzó con el proyecto de investigación sobre el Retablo de san Juan Bautista de Martínez.

La segunda idea que ha destacado Miguel Ángel Castro es el firme compromiso de la Universidad con el legado heredado, ‘un débito que mantenemos con la Iglesia de la Anunciación, nuestra sede desde 1771, para la que Juan del Castillo pintó este lienzo en 1612. Y en la que en los próximos meses comenzarán los trabajos que se centrarán en las cubiertas de edificio’.

La tercera idea indica que con esta restauración del lienzo de Juan del Castillo ‘cumplimos no sólo con nuestra labor institucional de proteger y conservar el patrimonio de nuestra institución, sino que además nos volcamos en la transferencia hacia la sociedad con un programa didáctico que incluirán visitas, materiales en red y conferencias de expertos en la materia’.

La exposición "Alegoría de la Institución Eucarística" inaugura un nuevo compromiso, el de mostrar periódicamente piezas recuperadas de nuestra reserva patrimonial con el fin de dar a conocer el pasado artístico, científico y pedagógico conservado en nuestra universidad.

LA OBRA

La Alegoría de la institución de la Eucaristía, encargada a Juan del Castillo para presidir la capilla de la Congregación del Santísimo Sacramento que la Compañía de Jesús poseía en la antigua Casa Profesa de los Jesuitas fue realizada en 1612, un año después de que su autor ingresase en la citada congregación.

En el lienzo se representa el instante en que Cristo instaura el Sacramento de la Eucaristía, al bendecir el cáliz con su sangre y su cuerpo por medio de la Sagrada Forma. La representación supera la tradicional fórmula de la Última Cena, para situar en la composición a San Juan Evangelista como testigo de esta y a San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús para quien el misterio de la Eucaristía era uno de los símbolos fundamentales y pilar de la orden. En la parte superior de la obra, el rompimiento de gloria queda centrado por la figura del Padre Eterno y por el Espíritu Santo quienes son rodeados por ángeles que arrojan flores sobre la figura central de Cristo.

El naturalismo de este primer barroco que representa la obra de Juan del Castillo es considerado el inicio del lenguaje que acabará consolidándose como el gran movimiento pictórico del mundo moderno. Lo temprano de esta pintura la sitúa por tanto como una de las obras que iniciarán ese movimiento tan trascendente para la pintura barroca española.

 

JUAN DEL CASTILLO

La importancia de Juan del Castillo (c.1590-c. 1697) para la pintura sevillana se concreta básicamente en el desarrollo de un estilo muy personal, caracterizado por la «amabilidad expresiva » de sus figuras, consideradas precursoras de la obra de Murillo, a quien se tiene tradicionalmente como su discípulo.

La pintura de Juan del Castillo supone el eslabón entre el tardomanierismo y el barroco, adoptando en algunas ocasiones el naturalismo traído a la ciudad por artistas como Roelas. El pintor regentó un taller muy activo durante las primeras décadas del siglo XVII, donde contó con numerosos discípulos, lo que le permitió contratar muchos trabajos de pintura y de policromía para los retablos.

Vinculado a la Iglesia jesuita de la Anunciación, entró a formar parte de la Congregación del Santísimo de la Compañía de Jesús en 1611 y un año después pintó esta Alegoría de la Institución de la Eucaristía con San Juan Evangelista e Ignacio de Loyola.